MÁS PRESIÓN CONTRA RAMOS PADILLA

0
220
Fiscal de Dolores, Juan Pablo Curi

En un dictamen de más de setenta páginas, el fiscal de Dolores Juan Curi volvió a fijar posición respecto de la jurisdicción en donde sucedieron los hechos investigados e insistió en enviar la pesquisa a Comodoro Py, en línea con la postura del multiprocesado Marcelo Sebastián D’Alessio, del fiscal en rebeldía Carlos Stornelli y del coacheado Leonardo Fariña.

Según consideró en su resolución, la mayoría de los delitos cometidos por la asociación ilícita “tuvieron epicentro en la ciudad de Buenos Aires”. Si bien la Cámara de Mar del Plata y la Cámara de Casación ya confirmaron la continuidad de Ramos Padilla, lo hicieron de manera provisoria hasta tanto el juez indique concretamente el objeto procesal y la jurisdicción donde ocurrieron los ilícitos investigados.

El magistrado de Dolores había corrido vista a Curi -es decir, le había pedido opinión sobre el tema- el pasado 10 de junio. Si bien el fiscal ya se había pronunciado parcialmente, en esta oportunidad decidió “ampliar las consideraciones expuestas”, según él debido al tiempo que ya lleva la investigación. Fue así que el fiscal reiteró que a su entender ya está demostrado que la Capital Federal es el lugar a donde se constituyó y donde operaba la asociación ilícita comandada por el falso abogado. Para Curi “puede advertirse con facilidad” que de los 28 hechos que se investigan “al menos 22 tuvieron epicentro en la ciudad de Buenos Aires, los seis restantes tienen algún punto de contacto con ese territorio mientras que ninguno de esos 28 hechos ocurrió dentro de la jurisdicción del juzgado federal de Dolores”. El único suceso que sí reconoce Curi dentro del territorio de Ramos Padilla es el encuentro entre D’Alessio y el fiscal Carlos Stornelli ocurrido en Pinamar, en el que durante más de cuatro horas de reunión habrían pactado los detalles de la extorsión al denunciante Pedro Etchebest.

El fiscal insistió con enviar la causa a Comodoro Py a pesar de no desconocer “bajo ningún punto de vista” que D´Alessio vivía en la localidad de Canning. Es justamente a ese domicilio del country Saint Thomas a donde el supuesto agente de la DEA llevó a varias de sus víctimas, en donde se secuestró casi todo el material probatorio que hoy está en el expediente y de donde fue detenido. El fiscal también reconoce que D´Alessio tenía sus oficinas en Las Toscas, en donde se reunía con el resto de los integrantes de la banda; y que su colega procesado Juan Ignacio Bidone era titular de la fiscalía de Mercedes, desde donde buscaba información de migraciones y registros telefónicos para concretar las extorsiones. Sin embargo, Curi consideró que se trata de situaciones que “no dejan de ser ínfimas (en un sentido cuantitativo) en contraposición con todas las otras ocurridas en el ámbito porteño”.

En contraposición, en la resolución en la que Ramos Padilla había rechazado los planteos de inhibitoria de competencia, el juez había advertido que “el Dr. Curi, para justificar que esta causa sea remitida a la justicia federal de la ciudad de Buenos Aires, parcializa los hechos que componen la investigación”. El punto es que si se aplicara el criterio de los lugares en donde actuó la banda de espionaje ilegal se llegaría al absurdo de enviar cada hecho a un juzgado diferente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here