LAURA “YO NO FUI” ALONSO, SE NEGÓ A LAS PREGUNTAS

0
179

La titular de la OA está acusada de presunto encubrimiento de negociaciones incompatibles con la función pública por parte del ex ministro de Energía Juan José Aranguren. En el texto que presentó, dice que Aranguren no cometió ningún delito y por ende, ella tampoco. La justicia debe investigar si el ex funcionario benefició a Shell desde la función pública.

Por primera vez, la titular de la Oficina Anticorrupción se tuvo que presentar en Comodoro Py para someterse a una declaración indagatoria. Tras casi cuatro años de recorrer los pasillos de los tribunales de Retiro para querellar a funcionarios del gobierno anterior, esta vez, Alonso debió caminar hasta un despacho del cuarto piso de los tribunales de Retiro para ser indagada por presunto encubrimiento de negociaciones incompatibles con la función pública  por parte del ex Ministro de Energía,  Juan José Aranguren. Sin responder preguntas, presentó un escrito en el que afirma que cumplió “estrictamente con todos los deberes, obligaciones y funciones” relativas a su cargo y que no hubo conflicto de intereses por parte del exCEO de Shell, con el argumento que cuando asumió ya no era presidente de la petrolera. Se trata de la funcionaria que se ocupó de perseguir y lograr encarcelar a dirigentes y empresarios relacionados con el kirchnerismo, mientras que no impulsó un solo expediente que involucrara a la gestión de Mauricio Macri.

Acompañada de su abogada Marta Nercellas, Alonso llegó a Comodoro Py quince minutos antes de la hora prevista. Como es funcionaria, tuvo la posibilidad de ingresar por uno de los accesos laterales, por lo que logró esquivar a los canales de televisión que transmitían en vivo desde la puerta principal. Sin embargo, no pudo evitar la consulta de los periodistas en la puerta del despacho del juez Luís Rodríguez, minutos antes de comenzada la indagatoria. Con anteojos de sol, camisa blanca y pantalón negro evitó hacer declaraciones, al contrario de las ocasiones en las que pisó los tribunales por causas contra ex funcionarios kirchneristas. Tras la negativa a hablar con la prensa, Alonso ingresó a la oficina del Juzgado Federal 9 donde estuvo solo media hora y, tras presentar el escrito, se fue por un ascensor interno.

En una declaración de quince páginas , Laura Alonso defendió el accionar de la Oficina Anticorrupción en el caso Aranguren y, sobre todo, afirmó que el ex Ministro de Energía no cometió ningún delito. La estrategia de defender la figura del ex funcionario tiene sentido. Es porque la suerte judicial de Alonso depende de la de Aranguren. Si él no cometió ningún delito, no hay delito posible de haber sido encubierto. En concreto, lo que tiene que demostrar la Justicia es si hubo conflicto de intereses y si esa incompatibilidad luego devino en una violación a la ley. Es decir, se tiene que comprobar que el ex Ministro artífice y férreo defensor de los tarifazos benefició directamente a Shell con sus decisiones desde la función pública.

La causa data del año 2016, cuando los Diputados Martín Doñate y Rodolfo Tailhade presentaron una denuncia penal en la que señalaban que la ex directora de Poder Ciudadano hizo caso omiso a las advertencias que habían ingresado formalmente por la ventanilla de la OA, un mes antes de la decisión de la compra de gas a Chile a la empresa Royal Dutch Shell Plc. Además, la demanda hacía hincapié en las acciones por trece millones de pesos que tenía Aranguren en la empresa de la que había sido presidente.

Uno de los argumentos de Alonso fue que que no hubo conflicto de intereses por parte de Aranguren porque cuando asumió ya no era presidente de la filial argentina de la petrolera. La funcionaria considera que lo que debía hacer era abstenerse de intervenir respecto de la empresa a la que perteneció, hecho que –según ella- se cumplió cuando Aranguren delegó la firma para cuestiones que involucraran a Shell en el entonces secretario de Energía Eléctrica, Alejandro Sruoga, algo difícil de comrpobar que sucediera en los hechos, teniendo en cuenta que el Secretario depende directamente de las decisiones e influencia del Ministro. Insólitamente, para la ex Diputada del PRO “no podría presumirse capacidad de influir en la voluntad” de la empresa “si el funcionario posee una participación minoritaria, no integra los órganos directivos y no tiene ninguna vinculación con los otros socios” y “el conflicto de intereses no es en sí mismo una situación irregular o intrínsecamente negativa”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here