EL PROCURADOR CASAL APRIETA A LA FISCAL DE LA CAUSA CORREO

0
15

Según informa el sitio El Destape, el procurador interino Eduardo Casal le inició un sumario a Gabriela Boquín basado en una falsa denuncia, que se agrega a amenazas, fallas en su custodia y el robo de documentación del auto de la fiscala.

El procurador interino Eduardo Casal, pieza clave de la persecución judicial, le inició un sumario a la fiscala Gabriela Boquin, que fue quien frenó la condonación de la multimillonaria deuda de Correo Argentino a la familia Macri. El momento que eligió revela que es un mensaje a varias bandas. Lo hizo el mismo día que Alberto Fernández anunció la Reforma Judicial, mientras el Congreso le reclama información sobre su gestión y cuando Mauricio Macri voló a Francia ya que comienza a preocuparse por las causas judiciales en las que está involucrado.

Las presiones sobre la fiscala Boquín no son nuevas. Apenas frenó la maniobra de Macri para condonarle más de 70.000 millones de pesos a su familia de la deuda que tienen con el Estado hubo un raid de declaraciones en su contra por parte de la primera plana macrista. Luego sufrió sospechosos ataques e intermitencias en su custodia policial, incluido el robo de documentación de su auto (del cuál no tocaron ninguna otra cosa de valor) y la aparición de su gato muerto, ambos hechos en la puerta de su casa.

En paralelo, durante el gobierno de Macri, el interino Casal cumplía las directivas de la Casa Rosada con diversas maniobras de hostigamiento. El sumario que le iniciaron ahora es el corolario de una serie de acosos durante los últimos meses.

La fiscala Boquín se enteró de la apertura del sumario por intermedio del propio Casal, que la llamó el miércoles por la noche para comunicárselo, gesto y horario muy poco habituales. Casal le dijo que se quedara tranquila, que se iba a poder defender, una aclaración que revela mucho más de lo que tranquiliza. Y le mandó el texto del sumario en la madrugada.

Dato aparte, el mismo Casal se niega a entregar informes sobre su gestión al Congreso bajo la excusa de que tiene poco personal por la pandemia de COIVD-10. Pero eso no fue obstáculo para cargar contra Boquín. Prioridades.

El sumario lo inició el interino Casal en base a una denuncia por supuestos maltratos laborales, basado en principio en la declaración de una ex empleada de la fiscalía de Boquin cuyo esposo, el juez Sebastián Sánchez Cannavó, está concursando para acceder a la Sala B de la Cámara Comercial. Es un dato muy relevante: es la Sala que interviene en el caso Correo Argentino.

La maniobra de Casal inició con la unificación de los expedientes 157 y 1535, ambos de 2018, en los cuales 2 personas denunciaban maltrato laboral contra Boquin. Una es Verónica Fernández, que tiene una discapacidad por la cual tenía un régimen laboral diferenciado, que denunció malos tratos pero hay documentación a la que accedió El Destape donde reconoce la sensibilidad de Boquin respecto a su condición y lo documentos indican que no hubo motivos para su enojo.

La peona clave de esta jugada es Marina Nieves Calzia, que trabajó en la fiscalía comercial de Boquin entre mayo de 2015 y abril de 2017 e inició un reclamo interno en la Procuración por supuestos maltratos laborales. Boquin y Calzia se conocen desde hace años, ya que la ahora denunciante era secretaria de Ricardo Nissen en la Fundación para la Investigación y Desarrollo de las Ciencias Jurídicas donde la fiscal realizó numerosas actividades y llegó incluso a ser vicepresidenta de la institución. Cuando Calzia pasó a trabajar en la fiscalía de Boquín aún no se había recibido de abogada. Aprobó un buen número de materias y terminó la carrera en el ambiente que ahora denuncia como hostil.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here