CAUSA FOTOCOPIAS I: FUE ELEVADA A JUICIO ORAL

0
49

El juez Claudio Bonadío elevó a juicio oral la causa sobre la cartelización de la obra pública derivada del expediente de los cuadernos. Esto implica que van camino a ser juzgadas 52 personas a las que acusa de integrar una asociación ilícita, entre ellas Cristina Fernández de Kirchner, el ex ministro de Planificación Julio De Vido, el ex secretario de Obras Públicas José López y el financista Ernesto Clarens, además de una larga lista de empresarios de la construcción como Carlos Wagner, Angelo Calcaterra, Aldo Roggio, y Juan Chediack, entre otros. El eje de la causa es el pago de sobornos por la adjudicación irregular de obras a empresarios del sector. Lo que surge del expediente es que Clarens y López tuvieron un papel central en la supuesta recaudación y que había dos personas identificables como terminales de las coimas: el propio López y el fallecido Daniel Muñoz, ex secretario de Néstor Kirchner. A ambos se les encontró dinero que sería proveniente de delitos. A uno en propiedades en el exterior, al otro al menos el famoso bolso que llevó a un convento. Al resto de los funcionarios no se les encontró nada pero igual serán juzgados. A la actual vicepresidenta, por ejemplo, nunca se le exhibieron pruebas directas de alguna participación. Respecto de las obras puntuales por las que los empresarios habrían pagado no se hicieron peritajes o estudios de fondo: se sacaron conclusiones a grandes trazos.

Buena parte de este tramo de la causa de los cuadernos se estructuró alrededor de la declaración como arrepentido del empresario Wagner, que era el titular de la Cámara de la Construcción, y del financista Clarens, así como del relato de José López. El esquema que señala el juez en la resolución de elevación es que Clarens recibía plata en oficinas manejadas por él en la Ciudad de Buenos Aires y que le daba la recaudación a Muñoz en una habitación del Hotel Panamericano y/o en el departamento de la esquina de Juncal y Uruguay; José López recibía directamente el pago de algunos empresarios. Wagner había descripto un sistema de reparto de obras entre un grupo de empresas. El juez destaca el relato, en el área de transporte, de los empresarios Roggio y Gabriel Romero, además del de Claudio Uberti, ex titular del Organo de Control de Concesiones Viales (OCCOVI). Señala que en este caso los pagos estuvieron dirigidos tanto a adjudicación de obras como a concesión de corredores viales (peajes), el mantenimiento de subsidios, entre otros destinos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here